Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Cómo quitar las secuelas de una parálisis facial

Las secuelas de la parálisis facial pueden ser tratadas por medio de ejercicios de rehabilitación física como:

  • Masajes
  • Estimulación por electrodos
  • Reentrenamiento muscular
  • Biofeedback por electromiografía

En los casos que no responden al tratamiento conservador se puede optar por procedimientos quirúrgicos para modular la contracción muscular. 

La parálisis facial se refiere a la pérdida de movilidad de los músculos de un lado de la cara. Las causas de parálisis facial no se encuentran bien definidas pero se propone que puede estar causado por:

  • Infecciones virales
  • Estados inflamatorios
  • Enfermedades autoinmunes
  • Trastornos vasculares. 

Los síntomas de parálisis facial pueden ser leves o severos: 

  • Debilidad o parálisis total de un lado de la cara 
  • Párpado caído 
  • Incapacidad de cerrar el ojo 
  • Comisura bucal desviada hacia el lado sano 

El tratamiento frecuentemente consiste en el uso de esteroides y medicamentos antivirales en el periodo agudo, pero incluso aquellas personas que reciben un tratamiento temprano, pueden experimentar secuelas de la parálisis facial continuando con debilidad o contracciones anormales del lado afectado. 

Dentro de las secuelas de la parálisis facial se encuentran las sincinesias, las cuales suelen aparecer a los 3 a 4 meses posterior al inicio de la parálisis y se caracteriza por la presencia de movimientos involuntarios

En este caso, la terapia se basa principalmente en terapia física, la cual tiene como principal objetivo el maximizar el control muscular facial por medio de ejercicios específicos. En la terapia física se utilizan diferentes técnicas de forma concomitante que pueden incluir: 

  • Masajes faciales:

Por medio de masajes se busca mantener la funcionalidad de los músculos de la cara, suele usarse en combinación con otras terapias.

  • Termoterapia:

Se trata de una terapia basada en compresas de calor buscando disminuir la inflamación y usualmente se usa en conjunto con otras terapias. 

  • Estimulación por electrodos:

Es una técnica en donde se estimula el nervio por medio de electricidad. No todos los pacientes son candidatos a esta terapia y siempre debe de ser aplicada por un terapeuta físico.

  • Biofeedback por electromiografía:

Su principal objetivo es enseñar al paciente cómo controlar la actividad de los músculos faciales afectados. De acuerdo a estudios se ha mostrado como una terapia eficaz para tratar secuelas. 

  • Re-entrenamiento muscular:

También llamado Mimo terapia, se refiere a una serie de ejercicios realizados con guía de un fisioterapeuta con la finalidad de mejorar el control de la contracción muscular. 

Además de la terapia física existen otras opciones de tratamiento: 

  • Quimio-denervación con toxina botulínica:

Se utiliza cuando un músculo se encuentra hipercinético (con mayor contracción) para restaurar la simetría facial. Esta puede aplicarse en la musculatura alrededor de los ojos, boca o línea media de la cara. 

  • Neurolisis selectiva:

Se trata de un procedimiento quirúrgico en donde se disecan algunas ramas del nervio facial que pudieran estar contribuyendo a la contracción involuntaria de un músculo. Se trata de un procedimiento nuevo del cual aún se necesitan más estudios, pero de acuerdo a la información actual, puede tratarse de un manejo prometedor.

  • Miectomía selectiva:

Se refiere al proceso quirúrgico en donde se remueve un segmento del músculo que esté contribuyendo a la contracción anormal. Debido a que es un tratamiento irreversible, no es considerado de primera línea y solo se utiliza cuando se ha fallado a otros tratamientos. 

  • Transferencia nerviosa:

Por medio de cirugía se conectan nervios del lado de la cara sano con los nervios afectados para restablecer el movimiento y el tono. Es un procedimiento aún en estudio. 

  • Transferencia libre muscular:

Se transfiere del mismo paciente una porción de músculo de una pierna hacia la cara en pacientes con parálisis flácida. Al tratarse de un procedimiento relativamente nuevo debe de considerarse en última instancia. 

Abordaje de Neurocenter

  • Primera Fase:

Para iniciar con la terapia, el paciente debe colocarse en una posición cómoda, mientras el fisioterapeuta prepara el equipo con el que se aplicará la primera fase de la terapia.

Posteriormente se coloca un de los electrodos del equipo en la mano del paciente, y el otro en una zona del cuerpo del fisioterapeuta, quien con sus manos empieza a realizar movimientos ascendentes sobre el área del rostro afectado, yendo del centro hacia afuera.

  • Segunda Fase

Una vez concluida la primera fase, se retiran ambos electrodos y se inicia con el masaje facial sobre la zona afectada de la cara, realizando pequeños golpeteos con la yema de los dedos para estimular la musculatura, aumentando su tono y favoreciendo el aporte sanguíneo.

  • Tercera Fase

Finalmente, pasamos a la reeducación muscular, la cual se realiza frente a un espejo para que el paciente aprecie la simetría de los ejercicios de manera asistida sobre puntos específicos de cada músculo, siempre cuidando no fatigar la musculatura.

¿Quienes pueden recibir este tratamiento?

Esta forma de tratamiento es adecuada para diversas personas, y su aplicación puede adaptarse a casos individuales.

  • Pacientes con Parálisis de Bell:

La terapia es comúnmente recetada para aquellos diagnosticados con parálisis de Bell, una condición que suele ser de naturaleza temporal y puede afectar a personas de todas las edades.

  • Personas con Otras Causas de Parálisis Facial:

Además de la parálisis de Bell, aquellos que experimentan pérdida de movimiento facial debido a otras causas, como traumatismos, tumores, infecciones u otras condiciones neurológicas, también pueden beneficiarse de la terapia.

  • Individuos en Diferentes Etapas de la Condición:

La terapia para la parálisis facial puede ser aplicada en diversas etapas de la condición. Ya sea en las fases iniciales para prevenir complicaciones o en etapas posteriores para mejorar la funcionalidad y la calidad de vida, el tratamiento puede adaptarse a las necesidades cambiantes del paciente.

  • Personas de Todas las Edades:

La terapia no tiene límite de edad y puede aplicarse a niños, adolescentes, adultos y personas mayores. La adaptabilidad de los enfoques terapéuticos permite que este tratamiento beneficie a individuos de todas las edades.

Conclusiones 

Las sincinesias o movimientos involuntarios son una secuela de la parálisis facial cuyo principal tratamiento se basa en un conjunto de técnicas de terapia física con el objetivo de mejorar el control de los músculos de la cara. Si bien existen otros tratamientos, estos tienen poca evidencia de eficacia y se reservan para casos en los que no se ha respondido a la terapia conservadora.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes