Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cómo se aplican los electrodos en parálisis facial?

La aplicación de electrodos en casos de parálisis facial puede ser parte de un enfoque terapéutico conocido como estimulación eléctrica funcional (FES, por sus siglas en inglés), que busca promover la recuperación neuromuscular y la función motora en personas con este trastorno. La parálisis facial puede deberse a diversas causas, como trauma, enfermedad neurológica, infección viral (como la parálisis de Bell) o accidente cerebrovascular, y puede afectar significativamente la calidad de vida del paciente al comprometer la capacidad de mover los músculos faciales de forma voluntaria.

Cuando se emplean electrodos en el tratamiento de la parálisis facial, se busca estimular los nervios faciales y los músculos afectados para promover la contracción muscular y, en última instancia, mejorar la función facial. La aplicación de los electrodos se realiza de manera precisa, buscando estimular los músculos específicos involucrados en los movimientos faciales. Generalmente, se utilizan electrodos de superficie que se adhieren a la piel sobre los músculos faciales relevantes.

El proceso puede variar dependiendo del protocolo de tratamiento específico y las necesidades individuales del paciente, pero en general, implica los siguientes pasos:

  • Evaluación:

Antes de comenzar el tratamiento con FES, es crucial realizar una evaluación exhaustiva del paciente para determinar el grado de parálisis facial, identificar los músculos afectados y establecer los objetivos terapéuticos.

  • Colocación de electrodos:

Una vez que se han identificado los músculos que se van a estimular, se colocan los electrodos de manera estratégica sobre la piel en áreas cercanas a estos músculos. Los electrodos se adhieren a la piel con parches adhesivos conductivos y están conectados a un dispositivo de estimulación eléctrica.

  • Ajuste de parámetros:

Se ajustan los parámetros de estimulación, como la intensidad, frecuencia y duración de los impulsos eléctricos, para proporcionar la estimulación adecuada a los músculos afectados. Estos parámetros pueden variar según las necesidades individuales del paciente y la respuesta a la estimulación.

  • Ejercicio y entrenamiento:

Durante la sesión de estimulación eléctrica, el paciente puede realizar ejercicios faciales específicos, como fruncir el ceño, sonreír o cerrar los ojos, para facilitar la contracción muscular y mejorar la coordinación de los movimientos faciales.

  • Seguimiento y ajuste:

El progreso del paciente se monitorea de cerca durante el tratamiento, y los parámetros de estimulación pueden ajustarse según sea necesario para optimizar los resultados. Además, se pueden proporcionar recomendaciones para ejercicios adicionales que el paciente puede realizar en casa para complementar la terapia con FES.

Es importante destacar que la aplicación de electrodos y la estimulación eléctrica deben ser realizadas por profesionales de la salud capacitados, como fisioterapeutas o terapeutas ocupacionales, con experiencia en el tratamiento de la parálisis facial.

Además, el tratamiento con FES generalmente se combina con otras modalidades terapéuticas, como ejercicios de rehabilitación facial, terapia manual y educación del paciente, para obtener los mejores resultados posibles en la recuperación de la función facial.

¿Cuáles son las causas de la parálisis facial?

La parálisis facial es una condición en la que se produce la pérdida o debilitamiento de la función muscular en un lado de la cara. Las causas de la parálisis facial pueden ser diversas y pueden afectar tanto a adultos como a niños. Aquí hay algunas de las causas más comunes:

  • Parálisis de Bell:

Esta es una de las causas más frecuentes de parálisis facial y ocurre cuando el nervio facial, que controla los músculos faciales, se inflama. Aunque la causa exacta no siempre es clara, se cree que factores como infecciones virales, como el virus del herpes simplex, pueden desencadenar la afección.

  • Traumatismo:

Lesiones en la cabeza o el cráneo, como fracturas de cráneo, contusiones cerebrales o lesiones en el nervio facial debido a un trauma directo, pueden causar parálisis facial.

  • Tumores:

Tumores benignos o malignos que afectan al nervio facial o al área circundante pueden comprimir o dañar el nervio, lo que resulta en parálisis facial.

  • Infecciones:

Además de la parálisis de Bell, otras infecciones virales como el virus de la varicela zóster (que causa la culebrilla) o bacterianas como la enfermedad de Lyme pueden provocar parálisis facial.

  • Accidente cerebrovascular:

Un accidente cerebrovascular que afecta el área del cerebro que controla el movimiento facial puede resultar en parálisis facial, especialmente si se produce en el lado opuesto del cuerpo.

  • Trastornos neurológicos:

Condiciones como la esclerosis múltiple, el síndrome de Guillain-Barré, la enfermedad de Parkinson o la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) pueden causar parálisis facial como parte de sus síntomas.

  • Trastornos congénitos:

Algunas personas pueden nacer con parálisis facial debido a anomalías congénitas en el desarrollo del nervio facial.

  • Complicaciones quirúrgicas:

La parálisis facial puede ocurrir como complicación de ciertos procedimientos quirúrgicos en la cabeza o el cuello, especialmente aquellos que implican la manipulación del nervio facial.

Es importante destacar que la parálisis facial puede variar en gravedad y duración, y el tratamiento depende en gran medida de la causa subyacente. Por lo tanto, es fundamental realizar una evaluación completa por parte de un profesional de la salud para determinar la causa específica y diseñar un plan de tratamiento adecuado para cada paciente.

¿Qué síntomas se presentan con una parálisis facial?

La parálisis facial puede presentar una variedad de síntomas que pueden afectar tanto la apariencia física como las funciones cotidianas del individuo. Estos síntomas pueden variar en gravedad y pueden incluir:

  • Dificultad para cerrar el ojo afectado:

Uno de los síntomas más notables es la incapacidad para cerrar completamente el ojo del lado afectado. Esto puede provocar sequedad ocular, irritación e incluso lesiones en la córnea debido a la falta de protección.

  • Asimetría facial:

La parálisis facial puede causar una apariencia facial desigual o asimétrica, con un lado de la cara que parece caído o hundido en comparación con el lado sano. Esto puede afectar la expresión facial y la autoestima del individuo.

  • Dificultad para sonreír o fruncir el ceño:

La parálisis facial puede dificultar los movimientos faciales voluntarios, como sonreír, fruncir el ceño o levantar las cejas en el lado afectado. Esto puede resultar en una expresión facial inexpresiva o «máscara-like».

  • Dificultad para hablar o comer:

La debilidad muscular en la cara puede dificultar la articulación clara de las palabras o la masticación y la deglución de alimentos, lo que puede afectar la capacidad del individuo para comunicarse y alimentarse adecuadamente.

  • Sensibilidad alterada:

Algunas personas con parálisis facial pueden experimentar cambios en la sensibilidad en el lado afectado de la cara, como entumecimiento, hormigueo o sensaciones anormales.

  • Dolor facial:

En algunos casos, la parálisis facial puede ir acompañada de dolor en el lado afectado de la cara, que puede ser agudo, punzante o sordo.

  • Dificultad para cerrar el ojo al dormir:

La parálisis facial puede hacer que el individuo tenga dificultades para cerrar el ojo afectado durante el sueño, lo que puede provocar sequedad ocular y aumentar el riesgo de lesiones o infecciones.

Es importante tener en cuenta que los síntomas de la parálisis facial pueden variar según la causa subyacente y la gravedad de la afección. Además, es fundamental buscar atención médica adecuada si se experimentan síntomas de parálisis facial para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado para minimizar las complicaciones y promover la recuperación.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes