Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Escala de House-Brackmann para parálisis facial

Existen varios sistemas para evaluar el pronóstico de la parálisis facial. El Sistema de Clasificación de House Brackmann es la más utilizado en los Servicios de Fisiatría por su objetividad, dado que permite establecer el funcionamiento global del rostro, permite cuantificar del daño motor, el grado de disfunción, dando así al médico tratante un nivel referencial para evaluar la evolución al tratamiento con lo cual facilita la toma de decisiones. 

¿En qué consiste la escala de House-Brackmann para parálisis facial?

La escala describe la función facial y el grado de disfunción facial en 6 grados

Grado I: Función facial normal

Grado II: Disfunción leve

Grado III: Disfunción leve a moderada

Grado IV: Disfunción moderada a severa

Grado V: Disfunción severa

Grado VI: Parálisis total

El sistema convencional de calificación describe la alteración facial de la siguiente manera:

3:normal

2: Parálisis leve, asimetría al movimiento, simetría en reposo, 

1: Paresia moderada, Asimetría al reposo y en actividad

0: Parálisis total, asimetría al reposo y al movimiento.

¿Qué se debe evaluar al sospechar de una parálisis facial?

Como parte de la evaluación funcional inicial, los médicos pueden utilizar varias maniobras como:

  • Evaluación del discurso (énfasis en el uso de los sonidos labiales como b,f, m, con fin de evaluar la presencia de alteraciones en la fonación e identificar sincinesias).
  • Maniobra “soplar velas” ( permite evaluar la capacidad de los músculos faciales e identificar sincinesias). 
  • Maniobra “silbado” (permite evaluar la capacidad de ejecución y respuesta de la musculatura facial). 
  • Maniobra de movimientos masticadores (permite identificar la pérdida de saliva así como sincinesias).

¿Cuál es el tratamiento para la parálisis facial?

  • Educación al paciente :

Se debe informar al paciente sobre las principales características de la enfermedad ( carácter , tiempo de evolución) secuelas y tratamiento, a fin de mejorar la adherencia y reducir la ansiedad. 

  • Protección Ocular :

Se recomienda el uso de lentes oscuros con protección lateral para evitar la irritación por los rayos solares y el efecto traumático del polvo. Las lágrimas artificiales se deben usar a razón de una gota por hora durante el día

  • Corticosteroides:

Se debe iniciar de la manera más precoz posible (<48h) porque mejoran la recuperación y reduce la posibilidad de inervación aberrante

¿En qué consiste la Neurorehabilitación facial?

Parte de la Neurorehabilitación facial consiste en el uso, control y aislamiento del movimiento por grupos musculares específicos frente a un espejo debido a que los músculos faciales tienen bajo número de propioceptores y se necesita retroalimentación adicional. 

El paciente debe entrenar el movimiento deseado de forma bilateral cuando ya existe dominio de un grupo muscular , se continuará el ejercicio sin el uso del espejo

  • Técnicas de estimulación:

Con las yemas de los dedos se realizan vibraciones o percusiones cortas sobre los grupos deseados. Estos masajes se pueden realizar tres veces al día, su objetivo es favorecer la circulación

  • Técnicas de relajación muscular:

Incluyen técnicas de automasaje y los ejercicios de Jacobsen, . Estos últimos consisten en realizar una contracción mantenida específica de 3- 5 min. seguida de una relajación completa 

  • Técnicas para el control de sincinesias:

Consiste en aplicar resistencia sólo en movimientos aislados o ejercicios de estiramiento, por ejemplo abrir simétricamente los ojos junto a la realización de movimientos bucales (fruncir los labios, descubrir los dientes y soplar hacia fuera). El objetivo es enseñar al paciente a percibir tensión y relajación muscular

  • Facilitación neuromuscular:

Utiliza los principios de estiramiento y resistencia alternantes para promover actividad, así como aumento de la fuerza muscular de los músculos de mímica facial. El tratamiento se divide en dos grupos: Ojos y Frente- Boca y mandíbula , en todos los casos el tratamiento debe ser bilateral buscando la simetría mediante el trabajo contra la gravedad, el espejo se puede utilizar para favorecer el control del movimiento

¿Cuál es el pronóstico después de sufrir una parálisis facial?

Aproximadamente el 80 – 85 % de los pacientes se recuperan completamente y espontáneamente en 3 meses, pero 15 – 20 % de los casos podrán llegar a desarrollar secuelas permanentes siendo un 5 % de las mismas graves como dolor crónico y sincinesias .

El pronóstico de recuperación aumenta en función de un diagnóstico y tratamiento oportunos dentro de las 3 primeras semanas después del inicio de los síntomas, lo cual coincide con el momento ideal para iniciar los tratamientos de neurorehabilitación facial.

Los tratamientos no farmacológicos tienen varios objetivos como mejorar la circulación sanguínea, mejorar el tono muscular, evitar flacidez de la cara, promover la simetría facial, aumento de la activación diferencial de los músculos implicados en el patrón excitación – inhibición.

¿Cuáles son las causas de la parálisis facial?

La parálisis facial, también conocida como parálisis de Bell, es una condición que causa debilidad repentina o parálisis de los músculos de un lado de la cara. Esto puede hacer que un lado de la cara parezca caído o rígido, afectando a la expresión facial y, en algunos casos, la sensación. Las causas de la parálisis facial son diversas, y es crucial entenderlas para brindar una orientación adecuada a quienes buscan información confiable, ya sean pacientes o interesados en el tema.

Una de las causas principales de la parálisis facial es la infección viral. Se cree que virus como el herpes simple, que causa el herpes labial, pueden inflamar y dañar el nervio facial, llevando a la parálisis. Esto no significa que todas las personas que han tenido herpes labial experimentarán parálisis facial; sin embargo, la asociación entre infecciones virales y la condición es significativa.

Otro factor asociado a la parálisis facial es la inflamación del nervio facial dentro de un canal óseo estrecho por donde pasa este nervio. Cuando el nervio se inflama, puede comprimirse, afectando su funcionamiento. Esto puede ser resultado de una respuesta inmunitaria anormal, donde el sistema de defensa del cuerpo ataca por error las células saludables en el nervio facial.

La parálisis facial también puede ser consecuencia de traumas o lesiones en la cabeza que afectan el nervio facial. Accidentes automovilísticos, heridas por impacto y cirugías cerebrales son ejemplos de situaciones que pueden dañar el nervio facial y conducir a la parálisis.

En algunos casos, la parálisis facial puede ser secundaria a otras condiciones médicas, como enfermedades autoinmunes (ejemplo, la enfermedad de Lyme, sarcoidosis), hipertensión, diabetes, y tumores que ejercen presión sobre el nervio facial.

Es importante notar que, en muchos casos, la causa exacta de la parálisis facial permanece desconocida. Esta condición puede aparecer de repente y en personas aparentemente sanas, lo que a veces hace difícil identificar una causa específica.

El tratamiento para la parálisis facial varía dependiendo de su causa subyacente, pero a menudo incluye medicamentos como corticosteroides para reducir la inflamación y antivirales si se sospecha una infección viral. La rehabilitación facial, a través de terapias físicas y ejercicios, también juega un papel crucial en el proceso de recuperación, ayudando a mejorar la función y la apariencia facial.

Conectar con las personas que están pasando por esta experiencia requiere comprensión y empatía. Recordarles que no están solos y que existen tratamientos disponibles para ayudarles a recuperar su sonrisa puede ser un rayo de esperanza. Cada rostro cuenta una historia, y superar la parálisis facial es una jornada de coraje, paciencia y resiliencia.

¿Qué síntomas se presentan con la parálisis facial?

La parálisis facial puede manifestarse a través de una variedad de síntomas, que varían en gravedad desde leves hasta severos, afectando no solo la apariencia física sino también la funcionalidad diaria y el bienestar emocional de la persona. Los síntomas pueden aparecer repentinamente y a menudo se concentran en un lado de la cara, aunque en casos raros pueden afectar ambos lados. Aquí se detallan algunos de los síntomas más comunes asociados con la parálisis facial:

  • Debilidad o parálisis en un lado de la cara:

Este es el síntoma más característico de la parálisis facial. La persona puede notar que no puede mover su cara por completo de un lado, lo que resulta en una expresión asimétrica. Este síntoma puede desarrollarse rápidamente, a menudo notándose al despertar por la mañana o dentro de unas pocas horas.

  • Dificultad para parpadear o cerrar el ojo del lado afectado:

La debilidad muscular puede hacer que sea difícil parpadear o cerrar completamente el ojo, lo que puede llevar a sequedad, irritación y, en casos graves, a daños en el ojo debido a la exposición.

  • Caída de la comisura de la boca:

La parálisis puede causar que un lado de la boca se caiga, lo que dificulta la expresión facial, como sonreír o fruncir el ceño. Esto también puede afectar la capacidad para hablar claramente y puede resultar en la salida de líquidos, como saliva o bebidas, por el lado afectado de la boca.

  • Alteración del sentido del gusto:

Algunas personas experimentan una pérdida o cambio en el sentido del gusto, especialmente en la parte frontal de la lengua, debido a la afectación de los nervios relacionados con el gusto.

  • Aumento de la sensibilidad al sonido en un oído:

Conocido como hiperacusia, este síntoma implica una sensibilidad aumentada a los sonidos en uno de los oídos, lo que puede ser particularmente incómodo en ambientes ruidosos.

  • Dolor o incomodidad:

Puede haber dolor o una sensación de incomodidad alrededor de la mandíbula o detrás del oído en el lado afectado, que a menudo precede a la aparición de la debilidad facial.

  • Lagrimeo o resequedad en el ojo afectado:

Dependiendo de cómo la parálisis afecte el parpadeo y el cierre del ojo, la persona puede experimentar lagrimeo excesivo o, por el contrario, resequedad ocular.

Es fundamental acercarse a cada persona con una comprensión profunda de cómo estos síntomas afectan no solo su salud física sino también su bienestar emocional y su calidad de vida. La empatía y el apoyo continuo son esenciales para acompañar a las personas en su camino hacia la recuperación, recordándoles que cada paso, por pequeño que sea, es un avance hacia la mejora. La parálisis facial puede ser un desafío, pero con el tratamiento y el apoyo adecuados, muchas personas logran una recuperación significativa o total, recuperando la capacidad de expresar todas sus emociones libremente.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes