Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Factores de riesgo para sufrir una parálisis facial

La parálisis facial es el resultado de la inflamación y la disfunción del nervio facial (el séptimo par craneal). Aunque se desconoce la causa exacta de la parálisis facial, hay evidencia de que puede estar relacionada con virosis.

Cuando sucede un daño, el nervio facial es el que más se lesiona de todos los pares craneales causando el trastorno neuromuscular llamado parálisis facial. La lesión del nervio facial impide el movimiento normal de diferentes músculos como:

  • Frente
  • Párpados
  • Boca
  • La expresión de las emociones.

La parálisis de los músculos faciales causa asimetría, ocasionando problemas psicológicos y emocionales.

¿Cuáles son los tipos de parálisis facial?

  • Parálisis facial central:

Es causada por afección de la neurona motora superior y se acompaña con frecuencia de hemiplejia del mismo lado de la lesión. Afectando al movimiento voluntario de la parte inferior de la cara, pero no a los músculos frontal y orbicular de los párpados. Además, suelen ser normales los movimientos faciales reactivos a emociones.

  • Parálisis facial periférica:

También es conocida como parálisis de Bell, de neurona motora inferior o parálisis idiopática; es causada por la afección aguda del nervio facial a nivel periférico; origina pérdida del movimiento voluntario en todos los músculos faciales del lado afectado y es la más común de las parálisis. Puede ser unilateral o bilateral, completa si abarca todos los músculos del lado afectado, o parcial si sólo afecta a un grupo de ellos. La forma de parálisis más común es unilateral, afectando la hemicara ipsilateral del nervio lesionado.

  • Parálisis facial cogénita:

Pertenece al grupo de enfermedades caracterizadas por anormalidades en ojo, párpado, y/o el movimiento facial, referidos como desórdenes craneales congénitos que incluyen el síndrome de Duane, parálisis horizontal de la mirada fija y el síndrome de Möbius.

Es una alteración genética que afecta al normal desarrollo y diferenciación de los rombómeros 4 y 7 donde se originan los núcleos branquiomotores generando parálisis facial bilateral. La etiología descrita en esta malformación es una mutación de los genes de tipo Hox (precisamente del gen Hoxb1).

Signos y síntomas presentes en la parálisis facial

Los signos y síntomas de la parálisis facial dependen del lugar de la lesión en el nervio facial. A medida que la lesión es más periférica se puede observar:

  • Pérdida de movimiento del lado afectado de la cara.
  • Los pliegues y arrugas de la hemicara están ausentes o indefinidos.
  • El párpado superior, inferior, mejillas y comisura de la boca se ven caídas.
  • Se presenta un incremento en la sensibilidad a los cambios de temperatura
  • Hay una mayor secreción de saliva y lágrimas.
  • Hay problemas visuales a consecuencia del trastorno de movilidad o cierre palpebral, tales como visión borrosa o incompleta.
  • También existe una exposición de la córnea a causa de la dificultad para cerrar los ojos; así como, pérdida del reflejo de parpadeo.

La asimetría ocasionada por la parálisis se evidencia más cuando el paciente realiza los siguientes movimientos:

  • Formar arrugas horizontales en la frente al elevar las cejas
  • Fruncir el entrecejo
  • Arrugar la nariz
  • Apretar labios
  • Abocinar la boca para soplar o silbar.
  • Asimismo, se observará asimetría al sonreír y hablar
  • En ocasiones la voz adquiere un tono nasal.
  • Los líquidos ingeridos se pueden derramar
  • Los alimentos sólidos se quedan acumulados entre la encía y el maxilar
  • Pueden morderse las paredes de las mejillas al masticar por falta de sensibilidad y tono muscular.                                           

¿Qué causa la parálisis facial?

Cuando la parálisis facial no tiene una causa aparente se le conoce como parálisis facial primaria o idiopática (parálisis de Bell), mientras que, al tener una causa detectable, se le conoce como parálisis secundaria.

Se ha descrito que la causa más común de la parálisis facial periférica es una infección viral sistémica del virus herpes simple.

Dentro de las principales causas de parálisis facial secundaria se encuentran:

  • Traumatismos
  • Problemas vasculares como aneurisma de la arteria basilar
  • Lesiones vasculares pontinas
  • Hipertensión
  • Tumores
  • Procesos inflamatorios óticos
  • Reacciones a drogas o medicamentos como la isoniazida.

También se deben a cuadros neurológicos como:

  • Polirradiculoneuropatías periféricas tipo Guillain–Barré
  • Multineuritis
  • Sífilis
  • Lepra
  • Cuadros meningeoinfecciosos
  • Encefalitis

La parálisis facial también puede estar asocidad a diversos padecimientos como:

  • Síndrome de Ramsay–Hunt
  • Síndrome de Heerfordt
  • Síndrome de Melkersson–Rossenthal
  • Síndrome de StevensJohnson
  • Enfermedad de Paget
  • Enfermedades granolumatosas
  • Enfermedad del tejido conectivo como sarcoidosis;
  • Malformaciones congénitas del oído
  • Problemas endócrinos como hipotiroidismo
  • Esclerosis múltiple
  • En menores casos VIH.

Diagnóstico de la parálisis facial

La orientación diagnóstica incluye una cuidadosa evaluación clínica y exploración física. Partiendo de estas evaluaciones se realizan una serie de estudios que tienen como objetivo identificar la causa de la parálisis, los cuales son: análisis de sangre del fluido cerebroespinal, rayos X, estudios de neuroimagen de conducción del nervio, electromiografía y electroneurografía.

El estudio de conducción periférica del nervio se realiza midiendo la velocidad de conducción motora o sensorial del nervio, y amplitudes compuestas del potencial de acción del músculo usando electrodos de superficie.

Los estudios de imagen utilizan tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM) empleandose en los casos donde la parálisis se acompaña de síntomas como pérdida de la audición, múltiples déficits del nervio craneal, signos de parálisis de una extremidad o pérdida de sensibilidad.

Los estudios de laboratorio son necesarios si el paciente presenta síntomas sistémicos como fiebre, pérdida de peso, erupciones o debilidad facial progresiva sin mejora significativa por más de cuatro semanas.

Inyección

Tratamiento

El pronóstico de recuperación aumenta en función del tratamiento oportuno. El objetivo primario de la atención médica es evaluar el grado, sitio y posibles causas de la lesión, para ayudar a la regeneración del nervio facial.

El tratamiento básico consiste en lubricación ocular mediante ungüento oftálmico. La reeducación neuromuscular, terapia mímica y kinesioterapia, se utiliza para recuperar el movimiento facial simétrico y para reducir o eliminar los problemas asociados a la parálisis en cuanto al déficit de movimiento. Consiste en sesiones dirigidas de ejercicios para entrenar movimientos correctos de la cara. Éstos se encuentran directamente relacionados con movimientos de expresiones emocionales faciales cotidianos como arrugar frente, abrir y cerrar los ojos, sonreír, fruncir nariz, levantar el labio superior y apretar los labios, entre otros.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes