Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cómo se califican los Grados de parálisis facial?

La parálisis facial es una condición en la cual una persona experimenta debilidad o pérdida de movimiento en los músculos de un lado de la cara. Esta condición puede tener un impacto significativo en la vida diaria de quienes la padecen, afectando su capacidad para sonreír, cerrar el ojo o incluso hablar con claridad. 

¿Qué es la Parálisis Facial?

La parálisis facial es una condición en la que los músculos de un lado de la cara se debilitan o pierden la capacidad de moverse. Esto puede ocurrir repentinamente, como resultado de un accidente cerebrovascular o una infección viral, o desarrollarse gradualmente debido a causas como el traumatismo, los tumores o los trastornos neurológicos.

Causas de la Parálisis Facial

Las causas de la parálisis facial pueden variar, pero comúnmente incluyen:

  1. Infecciones Virales: La parálisis facial puede ser causada por infecciones virales, como el virus del herpes simple (que causa el herpes labial) o el virus de la varicela zóster (que causa la culebrilla).
  2. Traumatismo: Lesiones en la cabeza o el rostro, como fracturas de cráneo o lesiones durante la cirugía, pueden dañar los nervios faciales y provocar parálisis.
  3. Trastornos Neurológicos: Condiciones como la esclerosis múltiple o el síndrome de Guillain-Barré pueden afectar los nervios faciales y causar parálisis.
  4. Tumores: Los tumores que crecen cerca de los nervios faciales pueden ejercer presión sobre ellos, causando parálisis facial.

Evaluación Clínica y Escala de House-Brackmann

Para evaluar la parálisis facial, los médicos realizan una evaluación clínica que incluye:

  • Historial Médico: El médico revisa la historia médica del paciente para identificar posibles causas de la parálisis facial.
  • Examen Físico: Se examinan los músculos faciales y se evalúa la capacidad del paciente para realizar movimientos faciales básicos, como cerrar los ojos y sonreír.

La Escala de House-Brackmann es una herramienta utilizada para clasificar la gravedad de la parálisis facial. Va desde el grado I, que indica una función normal, hasta el grado VI, que indica una parálisis total.

Grado I: función normal en todos los territorios.

Grado II: disfunción leve.

Ligera o leve debilidad de la musculatura, apreciable tan sólo en la inspección meticulosa. En reposo de simetría normal. 

Grado III: disfunción moderada.

Diferencia clara entre ambos lados sin ser desfigurante. Incompetencia para el cierre de los párpados de manera completa; hay movimiento de región frontal, asimetría de la comisura bucal en movimientos máximos. En reposo, simetría y tono normal.

Grado IV: disfunción moderadamente severa.

Debilidad y/o asimetría desfiguradora. En reposo, simetría y tono normal. No hay movimiento de región frontal; imposibilidad para cerrar el ojo totalmente. Sincinesias. Espasmo facial.

Grado V: disfunción severa.

Tan sólo liger a actividad motora perceptible. En reposo asimetría.

Grado VI: parálisis total.

No hay movimiento facial. Pérdida total del tono.

Función Motora Facial y Movimientos Afectados

La función motora facial se evalúa observando la capacidad del paciente para realizar movimientos faciales específicos, como arrugar la frente, cerrar los ojos y sonreír. En la parálisis facial, los movimientos afectados pueden incluir la incapacidad para cerrar el ojo afectado, la asimetría facial al sonreír y la dificultad para fruncir el ceño o levantar las cejas.

Evaluación de Nervios Faciales y Diferencia entre Parálisis Periférica y Central

La evaluación de los nervios faciales implica pruebas de función nerviosa para determinar si la parálisis es periférica (afecta los nervios que van desde el cerebro hasta los músculos faciales) o central (afecta el área del cerebro que controla los movimientos faciales). La parálisis periférica es más común y puede ser causada por infecciones virales o traumatismos, mientras que la parálisis central puede estar asociada con accidentes cerebrovasculares o trastornos neurológicos.

Escala Sunnybrook y Pronóstico

La Escala Sunnybrook es otra herramienta utilizada para evaluar la gravedad de la parálisis facial y el progreso del paciente durante el tratamiento. Un puntaje más alto en la escala Sunnybrook indica una mejor función facial.

El pronóstico de los pacientes con parálisis facial puede variar dependiendo de la causa subyacente y la gravedad de la condición. Aquellos que reciben rehabilitación facial tienen mayores posibilidades de recuperación funcional en comparación con aquellos que no reciben tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de parálisis facial?

La parálisis facial es una condición que afecta a los músculos del rostro, resultando en la incapacidad parcial o total de mover una parte de la cara. Este problema puede tener un impacto significativo en la calidad de vida del individuo, afectando su capacidad para expresarse, comer y hasta hablar. A continuación, se describen los síntomas más comunes de la parálisis facial, que pueden variar en severidad y presentación:

1. Debilidad o Pérdida de Movimiento en la Cara

  • Parálisis Completa: En los casos más graves, una persona puede experimentar una pérdida total del movimiento en un lado de la cara. Esto significa que no puede sonreír, fruncir el ceño ni cerrar el ojo de ese lado.
  • Debilidad Parcial: Algunas personas pueden tener debilidad muscular que permite un movimiento limitado. Por ejemplo, pueden ser capaces de mover parcialmente los labios o el párpado, pero no completamente.

2. Asimetría Facial

  • Desviación de la Boca: La boca puede torcerse hacia un lado, especialmente al intentar sonreír. Esta asimetría es uno de los signos más visibles de la parálisis facial.
  • Párpado Caído: El párpado puede no cerrar completamente, lo que a menudo lleva a problemas con la sequedad ocular o irritación.

3. Dificultad para Hablar y Comer

  • Problemas con la Articulación: La debilidad en los músculos faciales puede dificultar la pronunciación de ciertos sonidos, lo que afecta el habla.
  • Dificultad para Masticar y Tragar: Comer puede ser un desafío, ya que los alimentos y líquidos pueden salir de la boca debido a la falta de control muscular.

4. Pérdida de Sensación y Dolor

  • Entumecimiento: Aunque la parálisis facial generalmente no afecta la sensación, algunos individuos pueden experimentar una sensación de entumecimiento o pesadez en la cara.
  • Dolor o Molestia: Puede haber dolor alrededor de la mandíbula o detrás de la oreja en el lado afectado, particularmente en casos de parálisis de Bell.

5. Alteraciones en el Gusto y la Producción de Saliva

  • Pérdida del Gusto: La parálisis facial puede afectar la percepción del gusto en la parte delantera de la lengua.
  • Producción de Saliva: Algunas personas pueden notar una disminución en la producción de saliva o, por el contrario, una salivación excesiva debido a la dificultad para controlar los músculos alrededor de la boca.

6. Problemas Oculares

  • Sequedad Ocular: La incapacidad para cerrar completamente el párpado puede llevar a sequedad, lo que puede causar molestias o, en casos graves, daño a la córnea.
  • Lagrimeo Excesivo: Puede haber una producción excesiva de lágrimas, conocida como «epífora», debido a la incapacidad para parpadear correctamente.

7. Espasmos o Movimientos Involuntarios

  • Movimientos Involuntarios: Algunas personas pueden experimentar espasmos faciales o movimientos incontrolados en los músculos afectados, conocidos como sincinesia. Esto puede ocurrir al intentar mover una parte de la cara, lo que provoca movimientos involuntarios en otra área.

Rehabilitación Facial y Recuperación Funcional

La rehabilitación facial, que puede incluir ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de los músculos faciales, así como terapia física y ocupacional, puede ayudar a mejorar la función facial y acelerar la recuperación. Estos programas de rehabilitación están diseñados para restaurar la movilidad y la función de los músculos faciales, así como para minimizar la disminución de la calidad de vida asociada con la parálisis facial.

Tratamiento más allá de la Rehabilitación Facial

Además de la rehabilitación facial, otros tratamientos pueden ser necesarios dependiendo de la causa y la gravedad de la parálisis facial. Estos pueden incluir medicamentos para reducir la inflamación, cirugía para corregir daños estructurales o terapias alternativas como la acupuntura.

Toda esta evaluación y proposición de tratamientos deben ser llevados por médicos especialistas y todo un equipo enfocado en poder ayudar al paciente. Los neurólogos con los médicos encargados de manera principal en realizar todo este extenso en todo momento.

Asi mismo es necesario acudir a terapia tanto las de rehabilitación como los diferentes tratamientos a lugares que tengan experiencia y estén preparados para dar todo tipo de ayuda.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes