Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Ojos asimétricos por parálisis facial

La parálisis facial se refiere a la pérdida de la movilidad muscular en la mitad de la cara incluyendo la musculatura de los párpados por lo que puede resultar en ojos asimétricos. Este trastorno se ocasiona por una alteración en la función del nervio facial o séptimo par craneal, el cual se encarga de enviar las señales desde el cerebro para que se genere una contracción de los músculos de la mitad de la cara. Para que una persona pueda elevar sus cejas, cerrar los ojos o sonreír se requiere que el nervio facial y los músculos se encuentren en adecuadas condiciones. 

Generalidades de la parálisis facial

Existen múltiples causas de la parálisis facial, la más común es la parálisis de Bell que se encuentra asociado a infecciones virales como el herpes simple tipo 1 que tienen una predilección por afectar los nervios. Dependiendo del grado de lesión en el nervio facial, es la recuperación de la función que puede esperarse posterior al cuadro agudo. 

El diagnóstico se realiza clínicamente y generalmente no se requieren de otros estudios de laboratorio o de imagen, a excepción de que el médico lo considere pertinente para evaluar otras causas. 

Algunos de los signos y síntomas que presentan las personas con parálisis facial son los siguientes: 

  • Debilidad en un lado de la cara:

El síntoma más distintivo es la debilidad o parálisis en un lado de la cara, que puede hacer que la cara se vea caída o desigual. Esto puede ocurrir repentinamente o desarrollarse en el curso de unas pocas horas o días.

  • Dificultad para sonreír o cerrar el ojo del lado afectado:

Puede haber dificultad para realizar expresiones faciales, como sonreír o fruncir el ceño. El ojo del lado afectado puede no cerrarse completamente, lo cual puede causar sequedad e irritación.

  • Dolor alrededor del oído o de la mandíbula:

Algunas personas experimentan dolor en o detrás del oído o a lo largo de la mandíbula en el lado afectado antes de que comiencen otros síntomas.

  • Aumento de la sensibilidad al sonido en un oído:

La hiperacusia, o sensibilidad aumentada a los sonidos, puede ocurrir en el oído del lado afectado.

  • Alteración del gusto:

Puede haber una pérdida del gusto en la parte frontal de la lengua del lado afectado.

  • Lagrimeo o sequedad del ojo:

El ojo del lado afectado puede producir lágrimas excesivas o, por el contrario, estar muy seco debido a la disminución en el parpadeo.

  • Dolores de cabeza:

Algunas personas con parálisis facial también experimentan dolores de cabeza.

Afectación ocular de la parálisis facial 

La asimetría de los ojos puede ser dada por la presencia de ptosis palpebral en el lado afectado. La presencia de ptosis es de relevancia ya que el párpado es el protector principal del globo ocular. Cuando una persona tiene laxitud del párpado inferior por parálisis facial, la conjuntiva ocular se encuentra susceptible a presentar daño en la superficie por irritación, sequedad corneal, erosiones corneales, ulceraciones o incluso perforación. Igualmente la persona puede presentar lagrimeo (epífora) debido a que el párpado no es capaz de mantener las lágrimas en el lugar adecuado. 

De igual manera, debido a que el nervio facial regula el funcionamiento de las glándulas se puede llegar a afectar la función de las glándulas de Meibomio que se encuentran en el borde del párpado. Estas glándulas secretan aceites que ayudan a que las lágrimas no se evaporen demasiado rápido y puedan brindar lubricación al ojo. Por lo tanto, cuando existe una disfunción, se pierde la estabilidad lagrimal y el ojo se encuentra con mayor susceptibilidad a ser dañado

Estos cambios a nivel ocular pueden ocasionar que la persona presente ojo rojo, irritación y visión borrosa

¿Cuáles son las causas más comunes de parálisis facial?

La parálisis facial puede ser causada por una variedad de factores que afectan los nervios de la cara. Aquí se detallan las causas más comunes de parálisis facial:

  • Parálisis de Bell:

Esta es la causa más común de parálisis facial y se considera idiopática, lo que significa que la causa exacta no es conocida. Se cree que puede ser resultado de una inflamación o infección viral del nervio facial. Virus como el herpes simple tipo 1, que es el mismo virus que causa el herpes labial, están frecuentemente asociados con la parálisis de Bell.

  • Trauma:

Las lesiones en la cabeza o la cara pueden dañar el nervio facial, lo que resulta en parálisis. Esto puede incluir fracturas del cráneo, lesiones durante intervenciones quirúrgicas en la cara o el cerebro, o incluso lesiones durante procedimientos dentales.

  • Infecciones:

Además de los virus, otras infecciones pueden afectar el nervio facial. Ejemplos incluyen la enfermedad de Lyme, causada por la bacteria Borrelia burgdorferi transmitida por garrapatas, o la otitis media, una infección del oído medio que puede extenderse al canal facial.

  • Enfermedades neurológicas:

Condiciones como la esclerosis múltiple o un accidente cerebrovascular pueden afectar los centros nerviosos que controlan los músculos faciales, lo que puede llevar a la parálisis.

  • Tumores:

Los tumores, ya sean benignos o malignos, que se desarrollan en o cerca del trayecto del nervio facial, pueden presionarlo y causar parálisis. Los tumores más comunes incluyen el neurinoma del acústico (también conocido como schwannoma vestibular) y los tumores parotídeos.

  • Enfermedades sistémicas:

Algunas enfermedades sistémicas, como la diabetes y la sarcoidosis, pueden estar asociadas con parálisis facial debido a la inflamación de los vasos sanguíneos o daño directo a los nervios.

  • Síndrome de Ramsay Hunt:

Esta es una infección del nervio facial por el virus varicela-zoster, el mismo virus que causa la varicela y el herpes zóster. Los síntomas incluyen dolor intenso, parálisis facial, y a menudo, un sarpullido en el oído o en la boca.

Tratamiento de la parálisis facial 

El 90% de los pacientes suelen recuperarse de forma espontánea sin requerir ningún tratamiento, sin embargo un 20-30% de los pacientes pueden persistir con complicaciones posterior a la recuperación como debilidad facial y movimientos involuntarios del lado afectado. Es por esto que se sugiere el inicio de terapia temprana con intervenciones médicas y de rehabilitación con la finalidad de obtener la máxima recuperación de la función. 

Debido a que existe una incapacidad para cerrar el ojo del lado afectado se debe proteger al ojo de la exposición continua al aire y la contaminación por lo que se recomienda la prescripción de ungüentos y parches protectores que funjan la función de una película lagrimal estable y un párpado funcional respectivamente. 

La rehabilitación física es parte fundamental del tratamiento de la parálisis facial. Tiene como objetivo maximizar el movimiento en el lado afectado de la cara por medio de ejercicios, masajes y técnicas para recuperar la simetría de la cara. Primero se realiza una valoración inicial en la que se toma en cuenta el tipo de parálisis, su causa, la severidad de los síntomas y el tiempo de evolución para establecer los objetivos del tratamiento y con base en estos, se genera un plan terapéutico individualizado. 

Buscar la recuperación de la movilidad de la cara no sólo busca la simetría facial, sino que se busca el evitar complicaciones oculares que comprometan la visión, es por esto que es fundamental el manejo integral con un equipo que incluya un oftalmólogo, neurólogo y fisioterapeuta

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes