Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cuál es la relación entre migraña y parálisis facial?

La migraña y la parálisis facial son dos condiciones neurológicas distintas, pero en algunos casos, pueden estar relacionadas de manera indirecta. Es crucial destacar que la conexión entre ambas no es común y no todos los individuos que experimentan migrañas desarrollarán parálisis facial, ni viceversa.

La migraña es un trastorno recurrente que se caracteriza por dolores de cabeza intensos y pulsátiles, a menudo acompañados de síntomas como náuseas, sensibilidad a la luz y al sonido. La base neurológica de la migraña implica cambios en el cerebro y en los vasos sanguíneos.

Por otro lado, la parálisis facial generalmente se refiere a la debilidad o pérdida de movimiento en los músculos de un lado de la cara. Esto puede ser causado por diversas razones, como infecciones virales, traumatismos, o incluso problemas neurológicos como el síndrome de Bell.

La relación entre ambas podría estar vinculada a ciertos factores neurológicos subyacentes. Algunas investigaciones sugieren que las migrañas podrían aumentar el riesgo de ciertos trastornos neurológicos, aunque la conexión específica con la parálisis facial no está completamente esclarecida.

Es fundamental que cualquier persona que experimente síntomas de migraña o parálisis facial consulte a un profesional de la salud, como los especialistas en Neurocenter, para recibir una evaluación adecuada. El diagnóstico preciso permitirá diseñar un plan de tratamiento personalizado, considerando la naturaleza única de cada condición y garantizando la atención adecuada.

¿Cuáles son las señales de alerta?

Identificar las señales de alerta en cuestiones neurológicas es esencial para abordar cualquier problema de manera temprana y efectiva. Aquí hay algunas señales clave que podrían indicar la necesidad de buscar atención médica, aunque es importante recordar que estas no son diagnósticos definitivos y se debe consultar a un profesional de la salud para una evaluación precisa:

  • Cambios en el patrón de dolores de cabeza:

Si alguien experimenta migrañas de manera repentina, más intensas o frecuentes de lo habitual, esto podría ser motivo de preocupación.

  • Alteraciones en la visión:

Problemas repentinos o significativos en la visión, como visión borrosa, puntos ciegos o destellos de luz, pueden indicar problemas neurológicos.

  • Debilidad o entumecimiento repentino:

La pérdida repentina de fuerza o sensación en una parte del cuerpo, especialmente si es asimétrica, puede ser una señal de alerta.

  • Dificultades en el habla o el lenguaje:

Problemas para articular palabras, formar frases o entender el lenguaje pueden indicar un problema neurológico subyacente.

  • Cambios en el equilibrio y la coordinación:

Dificultades inesperadas para caminar, mantener el equilibrio o coordinar movimientos pueden ser síntomas de problemas neurológicos.

  • Pérdida de conocimiento o desmayos:

Episodios de pérdida de conciencia sin una causa aparente deben ser evaluados por un profesional de la salud.

  • Cambios en el estado de ánimo o la personalidad:

Alteraciones repentinas en el estado de ánimo, la personalidad o la cognición pueden indicar problemas neurológicos, como trastornos del humor o demencia.

  • Dolor persistente:

Dolores de cabeza u otros tipos de dolor que persisten de manera constante deben ser examinados para descartar posibles causas neurológicas.

Es fundamental destacar que estas señales son generales y podrían aplicarse a una variedad de condiciones neurológicas. Ante cualquier preocupación, es crucial buscar la orientación de profesionales de la salud, como los especialistas en Neurocenter, quienes podrán realizar evaluaciones detalladas y proporcionar un diagnóstico preciso para diseñar el plan de tratamiento más adecuado. La detección temprana y la intervención son clave para gestionar de manera efectiva los problemas neurológicos.

¿Qué es la parálisis de Bell?

La parálisis facial idiopática o parálisis de Bell es un diagnóstico de exclusión debido a que su etiología es desconocida. Suele presentarse como una lesión de la neurona motora inferior con parálisis unilateral total.

Se cree que existe un período prodrómico viral ( infección por virus herpes) y puede ser recurrente hasta en 10% de los pacientes; sin embargo, la presencia de parálisis del nervio facial tiende a presentarse por completo durante las primeras 24 a 48 horas. El daño al nervio por la compresión dentro del canal óseo puede provocar edema y presión secundaria, lo que resulta en isquemia y función reducida.

¿Porque se daña el nervio facial?

El mecanismo de parálisis del nervio facial depende de la causa. Debido a que el nervio facial discurre a través de un canal óseo estrecho dentro del curso intratemporal, cualquier causa de inflamación o crecimiento del nervio provocará cambios isquémicos por compresión. El nervio es más estrecho en el segmento laberíntico; por lo tanto, es más probable que se produzca compresión en este punto.

Además, cualquier causa de anomalía esquelética o traumatismo puede provocar la interrupción de la relación entre el nervio facial y su canal óseo, provocando parálisis . Algunas causas iatrogénicas de parálisis del nervio facial (como la cirugía del neuroma acústico) ocurren debido a fuerzas de estiramiento secundarias como resultado de la cirugía. 

¿Qué causas pueden provocar parálisis facial?

La parálisis facial puede ser ocasionada por múltiples etiologías o causas, una de ellas es el estrés provocado por procesos fisiológicos y mentales. Se ha descrito que la migraña duplica el riesgo de presentar parálisis facial por sí sola, así como el acompañamiento de la migraña hemipléjica (MH) donde ocurre una debilidad de un hemicuerpo incluyendo una parálisis facial central.

La MH es una variante infrecuente de migraña con aura. Hay dos subtipos: migraña hemipléjica familiar (MHF) y migraña hemipléjica esporádica (MHE). La MHF es una canalopatía con mutaciones genéticas conocidas:

  • Tipo 1 enfermedad autosómica dominante por mutación del gen CACNA1A para el canal del calcio, a nivel del locus 19p13
  • Tipo 2 por alteración del gen ATP1A2 de la bomba sodio-potasio, en 1q21 a 23
  • Tipo 3 por mutación del gen de canal de sodio SCN1A.

En un porcentaje pequeño de pacientes con MHE se han encontrado variantes de estos tres genes.

Algunas otras causas más comunes son:

  • Infecciones 
  • traumatismos
  • cirugías 
  • tumores de parótida o neurinomas
  • síndromes genéticos

¿Por qué la infección por herpes puede provocar parálisis facial?

La infección por herpes zóster puede provocar parálisis facial debido a ganglionitis geniculada (también conocida como síndrome de Ramsay Hunt (RHS). El virus permanece latente en el ganglio geniculado. El ganglio geniculado también recibe inervación del nervio glosofaríngeo ( par craneal IX). En consecuencia, el virus activo puede producir un período prodrómico de otalgia y erupciones vesiculares dentro del conducto auditivo externo así como el paladar blando (distribución del ​​IX). Además, hasta el 40% de los pacientes con RHS desarrollan vértigo debido a la afectación del VIII par craneal (nervio vestibulococlear).

¿Que es una lesión superior y una lesión inferior del nervio facial?

Probar los movimientos faciales ayudará a distinguir entre una lesión neuronal motora superior (la frente se salvará) e inferior (todos los movimientos faciales están comprometidos).

¿Cuáles son los síntomas de la parálisis facial?

Generalmente afecta a un solo lado de la cara, y en casos raros puede afectar simultáneamente a los dos lados (Guillain barre, sarcoidosis, moebius). Debido a la complejidad del nervio facial, la interrupción de su función puede generar diversos problemas. Del lado afectado presenta:

  • Aplanamiento de arrugas frontales
  • Descenso de la ceja
  • Imposibilidad de ocluir el párpado
  • Con epífora (lagrimeo).
  • Cuando se le pide al paciente que cierre los ojos, el globo ocular del lado paralizado se dirige hacia arriba (signo de Bell).
  • El surco nasogeniano se borra
  • Desviación de la comisura bucal hacia el lado opuesto.

Según el nivel de la lesión pueden afectarse las funciones secretoras, del músculo del estribo y del gusto.​Con mayor frecuencia, estos síntomas, que generalmente comienzan súbitamente y llegan al máximo en 48 horas, llevan a una distorsión facial significativa. Otros síntomas pueden comprender:

  • Dolor o molestias alrededor de la mandíbula y retroauricular (detrás del oído)
  • Tinnitus (zumbido en uno o ambos oídos)
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del gusto
  • Hiperacusia (hipersensibilidad al sonido del lado afectado)
  • Deterioro en el habla
  • Mareos
  • Dificultad para comer o beber.

¿La parálisis facial puede presentarse en niños?

Las causas de la parálisis del nervio facial en niños se clasifican en congénitas o adquiridas. Las causas adquiridas son las mismas que en los adultos

Las causas congénitas incluyen:

Traumáticos:

  • Alto peso al nacer
  • Parto con fórceps
  • Prematuridad
  • Parto por vía cesárea.

Sindrómicos:

  • Síndrome de Moebius
  • Síndrome de siringobulbia de Goldenhar
  • Malformaciones de Arnold Chiari. 

Genéticos:

  • Miopatías hereditarias (miastenia y distrofia miotónica.
  • Los loci cromosómicos 3q21-22 y 10q21.3-22.1

¿Qué estudios se requieren para el diagnóstico de parálisis facial?

Generalmente, un médico examinará al individuo en búsqueda de debilidad facial superior e inferior. En la mayoría de los casos esta debilidad está limitada a un lado de la cara u ocasionalmente a la frente, el párpado o la boca.

Los principales estudios neurofisiológicos son las velocidades de conducción nerviosa y la electromiografía (VCN y EMG). Además se puede requerir de resonancia magnética cerebral para identificar tumoraciones.

¿Existe cura para la parálisis facial?

La recuperación puede tardar hasta 1 año y es incompleta hasta en el 13% de los pacientes, por lo cual la neurorehabilitación facial es de suma importancia. Si se demuestra infección activa se recomienda el uso de antivirales como el aciclovir. 

Vale la pena señalar que la descompresión quirúrgica del nervio facial dentro del segmento laberíntico no se recomienda para la población pediátrica ya que las investigaciones no han logrado demostrar resultados beneficiosos y existe un riesgo significativo de pérdida auditiva neurosensorial con el procedimiento.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes