Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cuáles son las causas de la parestesia facial?

La parestesia facial es una condición que puede ser alarmante para quienes la experimentan, pues se caracteriza por sensaciones anormales en la cara como hormigueo, adormecimiento o picazón.

Para hablar de parestesia facial primero hay que conocer qué nervios se encargan de controlar las sensaciones de la cara:

La sensación de la cara es controlada principalmente por el nervio trigémino también llamado quinto par craneal, aunque otros nervios también contribuyen a la función sensorial y motora de la cara.

El nervio trigémino consta de 3 divisiones que son la oftálmica (V1) encargada de proporcionar sensibilidad a la frente, el cuero cabelludo, los ojos y la parte superior de la nariz. La división maxilar (V2) que inerva la parte media de la cara, incluyendo las mejillas, la parte superior de la boca y la nariz; y la división mandibular (V3) que controla la sensación en la mandíbula, la parte inferior de la boca y también tiene funciones motoras para los músculos de la masticación.

El nervio trigémino posee otras funciones igual de importantes como en los reflejos de mordida y la masticación.

Otro nervio igual de importante para la sensibilidad de la cara es el nervio facial también llamado séptimo par craneal.

Aunque este nervio es principalmente motor, es decir, ayuda en el control de los músculos de la cara, tiene una pequeña función sensorial.

Entre sus funciones destacan el controlar los músculos de la expresión facial, el lagrimeo, la salivación y el sentido del gusto en los dos tercios anteriores de la lengua.

Por tal motivo, cualquier lesión en cualquiera de estos nervios puede originar alteraciones en la sensibilidad de la cara.

¿Qué son las parestesias?

Las parestesias son sensaciones anormales en la piel sin un estímulo aparente, incluyendo hormigueo, adormecimiento, picazón o ardor.

Estas sensaciones pueden ser intermitentes o constantes, y varían en intensidad. Las parestesias ocurren debido a una disfunción en la transmisión nerviosa, que puede ser causada por una amplia variedad de factores, desde lesiones físicas hasta enfermedades sistémicas.

Las parestesias se describen comúnmente como una sensación de «hormigueo» o «adormecimiento«. Otras descripciones incluyen una sensación de «alfileres y agujas«, «picazón» o «ardor«. Estas sensaciones pueden ser incómodas y, en algunos casos, dolorosas. La ubicación de las parestesias puede proporcionar pistas sobre su causa, ya que diferentes nervios inervan diferentes áreas del cuerpo.

Es importante distinguir las parestesias de otros términos neurológicos como paresia y parálisis:

  • Paresia:

Se refiere a una debilidad muscular parcial. Las personas con paresia pueden tener dificultad para mover una parte del cuerpo, pero no han perdido completamente la capacidad de movimiento.

  • Parálisis:

Implica una pérdida completa de la función muscular en una o más partes del cuerpo. La parálisis puede ser causada por daños severos en los nervios o en el sistema nervioso central.

Las causas de las parestesias faciales son variadas y pueden incluir problemas neurológicos, lesiones, infecciones y condiciones sistémicas.

Afecciones que afectan el sistema nervioso central y periférico, causando alteraciones en la función nerviosa.

  • Neuralgia del trigémino: Dolor intenso y repentino en las áreas inervadas por el nervio trigémino, frecuentemente descrito como una descarga eléctrica.
  • Esclerosis múltiple: Enfermedad autoinmune que causa desmielinización del sistema nervioso central, afectando la comunicación entre el cerebro y el cuerpo. Los síntomas pueden incluir debilidad, problemas de coordinación, y parestesias.
  • Accidente cerebrovascular (ACV): Interrupción del flujo sanguíneo al cerebro, que puede dañar áreas responsables de la sensación y movimiento. Dependiendo de la ubicación del ACV, puede causar parestesias faciales y otros déficits neurológicos.
  • Neuropatía periférica: Daño a los nervios periféricos, frecuentemente asociado a diabetes, infecciones, toxinas y deficiencias nutricionales. Los síntomas incluyen dolor, debilidad y parestesias en las extremidades y la cara.
  • Migrañas: Dolores de cabeza intensos que pueden estar asociados con síntomas neurológicos, incluyendo parestesias faciales. Las migrañas con aura pueden incluir alteraciones sensoriales antes del inicio del dolor de cabeza.
  • Herpes zóster: Virus de la varicela que reemerge en la edad adulta, causando una erupción dolorosa y parestesia en el área inervada por los nervios afectados.
  • Diabetes: Condición crónica que puede causar neuropatía periférica debido a niveles altos de azúcar en sangre, resultando en daño nervioso que provoca parestesias.
  • Deficiencia de vitaminas: Deficiencia de vitaminas, especialmente B12, que es crucial para la salud nerviosa, puede causar síntomas neurológicos como parestesias.
  • Síndrome de Guillain-Barré: Trastorno autoinmune que afecta los nervios periféricos, causando debilidad muscular y parestesias. Puede progresar rápidamente y requerir atención médica urgente.
  • Enfermedades autoinmunes: Enfermedades en las que el sistema inmunológico ataca los nervios, como el lupus, que pueden causar síntomas neurológicos incluyendo parestesias.

Relación entre Parestesia Facial y Parálisis Facial

Puntos en comun:

  • Involucran los nervios faciales:

Ambas condiciones pueden estar relacionadas con problemas en los nervios que inervan el rostro, especialmente el nervio facial (nervio VII) y el nervio trigémino (nervio V).

  • Síntomas Neurológicos:

Ambas pueden presentar síntomas que afectan la funcionalidad del rostro, aunque de diferentes maneras.

Diferencias Claves:

  • Naturaleza de los Síntomas:

La parestesia facial es una alteración sensorial, provocando sensaciones anormales sin pérdida de movimiento.

La parálisis facial es una alteración motora, resultando en pérdida de movimiento o debilidad en los músculos faciales.

  • Causas y Mecanismos:

La parestesia puede ser causada por compresión nerviosa, deficiencias nutricionales, o trastornos neurológicos que afectan la transmisión sensorial.

La parálisis facial a menudo se debe a daño o inflamación del nervio facial que afecta la transmisión motora.

Aunque la parestesia facial y la parálisis facial son condiciones distintas, ambas pueden estar interrelacionadas a través de afectaciones en los nervios faciales. En casos donde la inflamación o el daño nervioso sea la causa subyacente, una condición podría potencialmente preceder o coincidir con la otra. Por ejemplo, una infección viral podría causar primero parestesia y luego progresar a parálisis facial si el nervio facial se inflama severamente.

La evaluación y el diagnóstico adecuados por parte de un profesional de la salud son esenciales para determinar la causa subyacente y el tratamiento adecuado para ambas condiciones.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes