Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Por qué ocurre la parálisis facial?

La parálisis facial es un trastorno neurológico que puede afectar a personas de todas las edades causando una pérdida temporal o permanente de la capacidad de controlar los músculos de un lado de la cara. Esto puede representar un padecimiento completamente benigno en el caso de la parálisis facial periférica, o ser una manifestación de un trastorno mucho más serio como un infarto cerebral en el caso de la parálisis facial central.

Cada una se presenta por mecanismos diferentes y se ve diferente. El tratamiento es muy similar variando en algunos detalles. A continuación, veremos más a fondo que puede ocasionar cada tipo de parálisis facial, cómo se distingue una de la otra y cuál es el mejor tratamiento según cada caso.

Causas de parálisis facial central

La parálisis facial central tiene su origen en el sistema nervioso central, específicamente en el área del cerebro responsable del control de los músculos de la cara. Puede ser causada por diversas condiciones, siendo los accidentes cerebrovasculares (ACV) la causa más común, principalmente por un infarto cerebral, aunque también puede deberse a una hemorragia cerebral.

Cuando un ACV afecta la región cerebral encargada del control facial, puede resultar en una pérdida repentina de la función muscular en un lado de la cara. Cualquier otro trastorno que afecte directamente esta área del cerebro puede ocasionar parálisis facial, otros ejemplos son la esclerosis múltiple, un tumor o absceso cerebral.

La presentación de la parálisis facial central difiere de la periférica en varios aspectos. En este caso:

  • La debilidad facial afecta principalmente los músculos inferiores de la cara
  • La frente y la región alrededor de los ojos generalmente no se ven afectadas, ya que estas áreas reciben señales de ambos hemisferios cerebrales.

Sin embargo, como todo en la medicina, hay sus excepciones, por lo que hay casos en los que puede presentarse en toda la mitad de la cara si se ve afectado el área del tallo cerebral que lleva las fibras motoras que llegan a los músculos de la cara.

Debido a la naturaleza de la lesión, es raro que la parálisis facial sea el único síntoma. Usualmente la parálisis facial es solo una parte de las manifestaciones de un trastorno de origen cerebral, suele acompañarse de:

  • Debilidad de alguna otra parte del cuerpo como el brazo del mismo lado, o toda la mitad del cuerpo contralateral
  • Trastornos del habla
  • Alteraciones sensitivas.

Según la causa de la parálisis facial central es la forma en la que se presenta la debilidad, en el caso de un infarto o hemorragia cerebral, este síntoma se presenta de forma abrupta, junto con las otras manifestaciones neurológicas.

Diagnosticar la parálisis facial central implica realizar estudios neurológicos detallados, como resonancias magnéticas y tomografías computarizadas, para evaluar el estado del cerebro y detectar la posible causa de la sintomatología. La detección temprana y el tratamiento de la causa subyacente, como la rehabilitación neurológica, pueden mejorar significativamente el pronóstico de esta forma de parálisis.

Aged man with facial nerve paralysis, Bell’s palsy.

¿Por qué ocurre la parálisis facial periférica?

Contrastando con la parálisis facial central, la parálisis facial periférica se origina en el sistema nervioso periférico, específicamente en el nervio facial. Este nervio, que controla los músculos faciales, puede resultar dañado debido a diversas razones,  entre ellas podemos mencionar

  • Una infección viral, como la parotiditis o el virus del herpes simple, una de las causas más frecuentes.
  • Traumatismos
  • Tumores
  • Trastornos autoinmunitarios que afecten directamente el nervio facial.

La presentación clínica de la parálisis facial periférica, también conocida como parálisis de Bell, es más pronunciada que la central. La debilidad afecta la totalidad de un lado de la cara, incluyendo la frente y la región alrededor de los ojos. Además, puede haber una pérdida del sentido del gusto en dos tercios anteriores de la lengua debido a que es otra de las funciones de este nervio, además de que usualmente se acompaña de resequedad del ojo debido a que este no puede cerrarse adecuadamente debido a la misma parálisis facial.

A diferencia a la parálisis facial central, la del tipo periférica no se acompaña de debilidad de alguna otra parte del cuerpo. Además de que este tipo de parálisis facial suele manifestarse en cuestión de segundos a horas, y la debilidad también varía, pudiendo ser desde apenas perceptible cuando la persona gesticula, hasta ser tan severa que se observa una clara asimetría facial.

La parálisis facial periférica es una forma mucho más benigna, ya que no suele implicar algún trastorno grave, y que en la mayoría desaparece en cuestión de semanas a meses según la severidad de los síntomas y si llevó a cabo o no terapia de rehabilitación física.

Diagnosticar la parálisis facial periférica implica realizar un examen clínico minucioso, evaluando la fuerza y la función de los músculos faciales, así como descartar otras posibles causas mediante estudios complementarios como resonancia magnética, velocidades de conducción nerviosa y electromiografía. La identificación precisa de la causa subyacente es esencial para determinar el plan de tratamiento más adecuado.

Tratamiento de la parálisis facial

Es sumamente importante saber identificar la causa ya que de eso depende que otros tratamientos pueden ofrecerse. En el caso de que sea una parálisis facial central, es primordial acudir a urgencias de un hospital para que se realicen los estudios necesarios para determinar la causa, ya que en el caso de un infarto o hemorragia cerebral se requiere tratamiento urgente el cual no sólo quitará la parálisis facial, sino que cambiará definitivamente el pronóstico e incluso salvarle la vida.

En el caso de la parálisis facial periférica, usualmente por infección viral, en los primeros días de síntomas pueden ser útiles medicamentos como antivirales y esteroides.

En general para ambos tipos de parálisis facial, la rehabilitación neurológica desempeña un papel crucial. Esto implica ejercicios específicos para fortalecer los músculos afectados y mejorar la coordinación. Mientras más pronto se inicie la terapia física, mejores resultados habrá, mejorando de forma importante la calidad de vida de la persona.La parálisis facial es una condición compleja con diferentes manifestaciones dependiendo de si es central o periférica. La comprensión de estas diferencias es esencial para un diagnóstico y tratamiento adecuados. La colaboración entre neurólogos y fisioterapeutas es fundamental para proporcionar un enfoque integral que aborde las necesidades específicas de cada paciente.

A dark-skinned model lies on the couch at the beautician and receives a microcurrent massage. Microcurrent therapy.
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes