Parálisis facial en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Uso del Test de Stennert en Parálisis facial

La parálisis facial es una condición neurológica que afecta la función motora de los músculos faciales, causando debilidad o parálisis. Evaluar y monitorear la evolución de esta condición es crucial para planificar un tratamiento efectivo. Una herramienta clave en esta evaluación es el Test de Stennert.

El Test de Stennert, desarrollado por el profesor Stennert, es un método clínico utilizado para evaluar la función facial en pacientes con parálisis facial. Este test se basa en la observación y puntuación de diferentes movimientos faciales, proporcionando una valoración detallada del grado de afectación y recuperación del paciente.

Proceso del Test de Stennert

El Test de Stennert evalúa seis movimientos faciales específicos:

  1. Elevación de la ceja.
  2. Cierre de los ojos.
  3. Arrugar la nariz.
  4. Sonreír.
  5. Mostrar los dientes.
  6. Abajo los labios.

Cada uno de estos movimientos se puntúa en una escala de 0 a 4, donde 0 representa la ausencia total de movimiento y 4 indica un movimiento normal. La puntuación total se obtiene sumando las puntuaciones de todos los movimientos, con un máximo de 24 puntos.

Beneficios del Test de Stennert

  1. Evaluación objetiva: Proporciona una medida cuantitativa de la función facial, lo que permite un seguimiento preciso de la evolución del paciente.
  2. Planificación del tratamiento: Ayuda a los neurólogos a determinar el mejor enfoque terapéutico, ya sea a través de fisioterapia, medicamentos o cirugía.
  3. Monitoreo de la recuperación: Permite comparar el progreso del paciente a lo largo del tiempo, identificando mejoras o retrocesos en la función facial.
  4. Investigación clínica: Es una herramienta valiosa en estudios clínicos sobre parálisis facial, permitiendo estandarizar la evaluación de la eficacia de nuevos tratamientos.

Importancia del Test de Stennert en Parálisis Facial

La parálisis facial puede ser causada por diversas condiciones, incluyendo la parálisis de Bell, traumatismos, infecciones y enfermedades neurológicas. Utilizar una herramienta como el Test de Stennert es fundamental para abordar de manera efectiva estas condiciones, proporcionando una base sólida para el diagnóstico y tratamiento.

¿Cuál es el origen de este test?

En 1979, Stennert ideó una terapia de infusión que consistía en un alta dosis de cortisona junto con dextrano de bajo peso molecular y pentoxifilina. Informó una tasa de éxito del 94% con esta terapia. La cortisona actúa principalmente por sus propiedades antiinflamatorias, antiedema y antitóxicas, además ayuda a reducir reacciones inmunológicas.

El dextrano de bajo peso molecular aumenta enormemente la microcirculación y la oxigenación mejorando la perfusión al reducir la viscosidad de la sangre, principalmente debido a la hemodilución, también ayuda en la reabsorción de extravasado del plasma debido a hiperosmolaridad.

La pentoxifilina aumenta la deformabilidad de los glóbulos rojos, inhibe agregación plaquetaria y por lo tanto aumenta la microcirculación y oxigenación. Existe una versión modificada del protocolo de Stennert en parálisis de Bell y parálisis del nervio facial postraumática de aparición tardía utilizando prednisona en lugar de cortisona. Se ha obtenido un 94% de éxito para parálisis de Bell con el protocolo de Stennert modificado. Este resultado es comparable a los resultados de los casos publicados de Stennert original.

Basado en el concepto fisiopatológico, la parálisis de Bell resulta de edema e isquemia primaria o secundaria del nervio facial que conduce a la compresión del nervio e hipoxia motivo por el cual la intervención mencionada produce mejoría.

¿Cual es la etiología de la parálisis facial periférica?

La parálisis facial es una afección común que se encuentra en la práctica neurológica Aunque es posible una amplia gama de etiologías, la inmensa mayoría de los casos se deben a la parálisis de Bell o idiopática (60-70%), seguida de las causas traumáticas que conducen a fracturas del hueso temporal como causa principal.

El trauma iatrogénico del nervio facial es una causa rara pero importante. La etiología de la parálisis facial no ha sido dilucidada. Se dice que es una enfermedad mediada viralmente o neuritis craneal. El probable agente etiológico es el herpesvirus simple tipo I. Otras causas propuestas incluyen autoinmunes, alergia, agentes infecciosos, frío y estrés.

La fisiopatología precisa de la parálisis de Bell es una cuestión de discusión. La teoría comúnmente propuesta afirma que la inflamación y la hinchazón del nervio facial conducen a la consiguiente compresión del nervio dentro de los límites de la cara, Sobre el canal del hueso temporal. Si el factor inicial es inflamatorio, infeccioso, isquémico o traumático, se propone que el consiguiente edema conduzca a una alteración de la oxigenación del nervio, provocando parálisis.

¿Qué es la parálisis de Bell?

La parálisis de Bell es una paresia o parálisis de un nervio periférico de inicio repentino que suele ser unilateral e idiopático. Aunque es la causa más común de parálisis facial y fue descrito ya en 1821 por el anatomista escocés y cirujano Sir Charles Bell, su etiología y manejo es sigue siendo un tema de controversia.

¿Qué pasa en la parálisis del nervio facial de aparición tardía?

En caso de parálisis del nervio facial de aparición tardía por fractura de el canal de falopio del hueso temporal produce edema del nervio, lo que resulta en disminución de la oxigenación y consiguiente parálisis. Así, es lógico que mejorar la oxigenación y la microcirculación acelere el proceso de recuperación.

¿Se puede recuperar de una parálisis facial periférica?

La expresión facial es muy esencial para el bienestar social de los humanos. Un paciente con parálisis aguda del nervio facial está preocupado por la persistencia de la deformidad facial, por lo tanto, el paciente quiere saber la probabilidad y la duración de su recuperación. La mayoría de los casos de parálisis de Bell (65-70%), recuperan espontáneamente una función casi normal en 3 semanas. La persistencia del déficit se produce como secuelas menores en 12-15%, mientras que la recuperación insatisfactoria y las perturbaciones se producen como secuelas en el 15-18%.

¿Cómo se trata la parálisis facial periférica?

El aciclovir es un agente antiviral que actúa contra el virus del herpes simple que es uno de los causas de la parálisis de Bell, además de el antiviral se utilizan corticoides para disminuir la inflamación y el edema, es muy importante iniciar el tratamiento entre los primeros 3 a 5 días iniciado el cuadro clínico, además se requerirá de neurorehabilitación facial para recuperar la función o impedir secuelas.

¿Cuáles son los síntomas de una parálisis facial?

Debilidad o Parálisis en un Lado de la Cara

Uno de los síntomas más evidentes de la parálisis facial es la debilidad o parálisis en un lado de la cara. Esto puede manifestarse de las siguientes maneras:

  • Incapacidad para mover los músculos faciales: Dificultad para sonreír, fruncir el ceño o cerrar los ojos.
  • Asimetría facial: La cara puede verse caída o descolgada en un lado.

Dificultad para Cerrar el Ojo

Las personas con parálisis facial a menudo tienen problemas para cerrar el ojo del lado afectado. Esto puede llevar a:

  • Sequedad ocular: Dificultad para parpadear y mantener el ojo lubricado.
  • Irritación ocular: Mayor riesgo de infecciones o daños en la córnea debido a la falta de protección.

Pérdida del Sentido del Gusto

La parálisis facial puede afectar el nervio facial, que tiene una rama que se encarga del gusto en la lengua. Esto puede resultar en:

  • Disminución del gusto: Menor sensibilidad a los sabores en el lado afectado de la lengua.
  • Alteración del gusto: Los alimentos pueden saber diferentes o menos intensos.

Dolor o Molestia en el Área Facial

Algunos pacientes pueden experimentar dolor o molestia en el lado afectado de la cara, el cual puede variar en intensidad y ser:

  • Dolor detrás de la oreja: Comúnmente reportado antes del inicio de la parálisis.
  • Dolor en la mandíbula o alrededor del oído: Sensación de presión o molestia.

Dificultad para Hablar y Comer

La debilidad muscular puede dificultar acciones cotidianas como hablar y comer:

  • Problemas de dicción: Dificultad para pronunciar palabras correctamente.
  • Dificultades para masticar y beber: Los alimentos y líquidos pueden caerse del lado afectado de la boca.

Otras Manifestaciones

Además de los síntomas principales, la parálisis facial puede causar:

  • Lagrimeo excesivo o disminuido: Descontrol de la producción de lágrimas.
  • Sensibilidad al sonido: El oído en el lado afectado puede ser más sensible a los ruidos fuertes (hiperacusia).
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes